SILENCIO QUE NO MUERE, EL

17,31 

SARDUY, SEVERO